Jason Lauve, el hombre que ganó la primera batalla y prendió la mecha del cannabis en Colorado

Jason Lauve se ha convertido en un icono de lucha de aquellos que necesitan consumir marihuana medicinal para hacer que sus enfermedades sean más llevaderas. También se ha convertido en el ejemplo que prueba que es posible ganar la batalla cannábica en los tribunales con la ley en la mano. Su caso, dicen algunos, podría considerarse el primer paso que se dio hacia la legalización del cannabis en Colorado.

Hace diez años, en 2004, un deportista que practicaba ‘snowboard’ chocaba accidentalmente contra Jason Lauve, produciéndole una grave lesión de espalda que le obligaba a desplazarse con la ayuda de una silla de ruedas y un bastón – cuando conseguía ponerse en pie –. En esa situación, la marihuana medicinal era el único medicamento capaz de mitigar sus dolores. Un remedio que, cuatro años después, le pasaba factura.

La policía, avisada por un vecino de Lauve, había encontrado en su casa más de 30 plantas, a pesar de que la ley permitía poseer un máximo de seis. Un año después de la acusación, Lauve salía eufórico del Centro de Justicia del condado de Boulder, en Colorado, tras haber luchado con firmeza contra de los cargos de posesión de drogas y haber salido absuelto.

Sobre su regazo llevaba la marihuana que tiempo atrás le había sido requisada, y la hazaña se convertía en un éxito indiscutible para la causa cannábica y para quienes llevaban tiempo luchando por ver reconocidos derechos en el ámbito medicinal. Una escena que convertió a un simple paciente en activista cannábico casi sin proponérselo.

The complete article is here

This entry was posted in . Bookmark the permalink.